El pasado 21 de febrero, el mundo celebró el día de los datos abiertos. Natalia Ortíz, investigadora de Congreso Transparente, nos comparte todo sobre la celebración en Guatemala.


Open Data Day GT

 Fotografía: Gabriel Woltke/Congreso Transparente

 

Desde Guatemala nos unimos a los eventos realizados en toda la región para celebrar el Día de los Datos Abiertos.

Con la frase “¿y deai? ¿Qué datos hay?, un juego de palabras que surgió en la planificación de esta actividad, nos hicimos la pregunta, acerca de qué iniciativas de datos hay en Guatemala. Una actividad organizada por Congreso Transparente, el Instituto Republicano Internacional y Hacks Hackers Guatemala.

El objetivo propuesto fue realizar una convocatoria abierta para conocer las distintas experiencias de organizaciones, universidades, instituciones de gobierno y todos aquellos que han trabajado en distintas iniciativas con datos abiertos, establecer cuáles han sido los principales desafíos y las perspectivas a futuro sobre la apertura de datos en el país.

Así, conocimos una diversidad de experiencias en el uso de datos: desde la creación de plataformas de recopilación de datos y aplicaciones cívicas que contribuyen a generarlos, hasta su uso para ciudades más sostenibles y fines de investigación académica.

Una de las principales conclusiones de esta actividad es que la apertura de datos puede llevarnos a generar nuevas sinergias, a marcar una diferencia no solo en el país, sino en la región. Por lo que uno de los retos a los que nos enfrentamos actualmente es a potencializar la apertura de datos en Guatemala para fortalecer la auditoría social y el empoderamiento ciudadano.

Como resultado de esta actividad, esta semana se realizará una primera reunión en la cual se busca coordinar esfuerzos ante un evento importante para el país: las Elecciones Generales 2015.

Ya dimos el primer paso, el desafío ahora es realizar acciones conjuntas para así continuar avanzando en la conformación de una comunidad datera en Guatemala.

Sin título2Fotografía: Natalia Ortíz/Congreso Transparente